Mudanza fácil. Tips para agilizar el proceso de reubicación

En la vida del ser humano hay procesos que generan incertidumbre y un alto grado de estrés. Dentro de estos sucesos el de una mudanza está en los primeros lugares.

Por otra parte, parece que la resistencia al cambio es la primera manifestación que aparece al pensar en una mudanza, solo de anticipar lo que significa dejar atrás el vecindario y los amigos. Es una situación difícil de confrontar. 

En otro orden de ideas, a todas estas impresiones se agregan los trámites y gestiones que acompañan este proceso.

Sin embargo, enfrentar una mudanza se puede sobrellevar con facilidad con una buena medida de organización como ayuda para alcanzar el éxito.

Sugerencias que agilizan el proceso de la mudanza 

Planificación como factor esencial

Es fundamental planificar con la debida anticipación y crear una lista detallada de todas las tareas que se deben realizar antes, durante y después de la mudanza. 

Esta organización debe incluir la clasificación de los elementos por habitación y la identificación de los elementos que necesitan un tratamiento especial.

Finalizar con el mínimo de contratiempos posibles es el resultado de una buena planificación. Lo ideal es comenzar por elaborar el plan donde se reflejen todos los detalles relativos al proceso.

La mejor decisión es contratar un servicio de mudanzas

Contratar una empresa de mudanzas profesional y confiable puede ayudar a hacer la mudanza más eficiente y segura.

Por otra parte, evita los contratiempos y molestias de intentar hacerlo todo por cuenta propia. Estas empresas ofrecen profesionales capacitados que manejan muy bien todos los pasos para el traslado de todos tus bienes. 

Además, puede ahorrarte tiempo, dinero y ser de invaluable auxilio desde el inicio, hasta el momento de tener la última caja en el nuevo domicilio.

Sin embargo, antes de contratar, debes tomar la previsión de solicitar varios presupuestos, con la finalidad de evaluar las condiciones que ofrecen y poder elegir la empresa que se ajuste a las necesidades específicas y sobre todo al presupuesto disponible.

Una limpieza a fondo es recomendable

Antes de la mudanza, es recomendable deshacerse de los elementos que ya no son necesarios, lo que puede reducir la cantidad de artículos que deben ser trasladados. En esta fase puedes donar, vender o regalar los objetos que ya no necesites.

Quiere decir, se sugiere hacer una limpieza profunda de toda la casa. Además de ayudar a eliminar la suciedad, acumulada por años, es la mejor oportunidad de deshacerse de cualquier elemento no deseado. 

El orden que resulta más cómodo es comenzar por cada habitación, para terminar con los baños y la cocina.

No puede obviar efectuar un buen inventario

Un inventario completo de todos los muebles, equipos y demás artículos te ayudará a saber lo que necesitas llevar, y lo que se puede dejar atrás. 

En este sentido, un buen inventario es obligatorio para una mudanza, ya que permite tener un control preciso y detallado de todos los objetos y pertenencias que serán trasladados, lo que ayuda a evitar pérdidas o daños durante el proceso de mudanza. 

Además, un inventario bien hecho permite planificar de manera adecuada la logística de la mudanza de la manera más eficiente y de esta forma, reducir los costos asociados. 

Antes de comenzar a empaquetar sus pertenencias, haz una lista de todos los muebles y pertenencias. Incluye todo, desde los grandes sofás, hasta los tenedores. Terminado el inventario, vuelve a revisar si en definitiva te los quieres llevar.

También será una excelente ayuda para asegurarse de que todas las pertenencias se entreguen en el lugar de destino y a tiempo. 

El embalaje es determinante

En este aspecto, es preciso garantizar la adecuada protección de todas las pertenencias. Supone que debes contar con los materiales necesarios para embalar los muebles, equipos y demás objetos. 

Por otra parte, empacar los objetos de una forma adecuada se traducirá en una reducción en el tiempo de carga y descarga y ayudará en la protección de tus bienes.

Es esencial considerar el especial cuidado que ameritan los objetos frágiles, para lo que debes asegurarte que su embalaje se siga de forma segura.

Para el empacado perfecto vas a necesitar muchas cajas de diferentes tamaños, bolsas, plástico de burbujas y marcadores, entre otras herramientas. 

Caso de especial atención, son los equipos electrónicos, en los que te debes asegurar que tengan suficiente plástico de burbujas para su protección y como ayuda adicional, tomar muchas fotos de sus conexiones antes de desconectarlos.

Preparar una caja con los elementos para los primeros días

Esta caja debe contener pijamas y una o dos mudas de ropa para cada integrante de la familia, ropa de cama, toallas, productos de higiene personal y los utensilios de cocina para preparar el primer desayuno en la nueva vivienda.

Se puede concluir, que al seguir estas pequeñas sugerencias, se agiliza de manera notable el proceso de la mudanza.

Abrir chat
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?
Call Now Button