Mudando la oficina a una nunca usada

Si estás considerando mudarte de una oficina a otra, que nunca ha sido utilizada, hay varios factores a tener en cuenta. Aquí te planteamos algunas consideraciones importantes, para tomar en cuenta, y tu mudanza, termine en una experiencia beneficiosa para todos.

Estado de la oficina

Una oficina nueva generalmente estará en mejores condiciones que una usada. No habrá desgaste ni daños previos, lo que significa que es menos probable que encuentres problemas estructurales o de mantenimiento. 

Sin embargo, esto no significa que todo sea sencillo. Cuándo te mudas a una oficina nunca usada, adaptarse al nuevo espacio puede ser un desafío. 

Tómate el tiempo para explorar y comprender la distribución de la oficina. Identifica las áreas clave, como las salas de reuniones, la cocina o los baños. 

Esto te ayudará a moverte con facilidad y aprovechar al máximo el espacio. Añade tu toque personal a la oficina. Decora tu escritorio con elementos que te inspiren y te hagan sentir cómodo. 

Esto ayudará a que te sientas más conectado con el espacio y aumentará tu productividad.

Detalles ocultos

Al entrar y funcionar en un nuevo local, puedes encontrar algunos detalles que nadie pudo advertir.

Conexión deficiente

Cuando descubres que la señal de internet no es eficiente en un local de oficina a estrenar, puede resultar frustrante. 

Asegúrate de que todos los cables estén conectados correctamente y de que el enrutador esté funcionando correctamente. Reinicia el enrutador y verifica si eso mejora la señal.

Si has revisado y persiste el problema, comunícate con tu proveedor de servicios de internet para obtener asistencia técnica adicional. Pueden realizar pruebas de conexión y ofrecerte soluciones específicas para mejorar la señal en tu oficina.

Recuerda que la calidad de la señal de internet puede depender de varios factores, como la ubicación geográfica y la infraestructura de red local. 

Explora todas las opciones disponibles y busca la solución más adecuada para garantizar una conexión eficiente en tu oficina a estrenar.

Eficiencia de los servicios

De igual manera, te aconsejamos que durante el proceso de selección de la nueva oficina consultes con otros colegas que ya se hayan instalado, acerca de cuáles son las compañías de servicios que allí se emplean, y cómo viene siendo su funcionamiento hasta ahora.

Esta puede ser una gran razón para seleccionar o desechar un determinado inmueble.

Orientación de las ventanas

La existencia y ubicación de ventanales en tu oficina nueva influirá en la iluminación y temperatura del inmueble.

Asegúrate de que la ubicación de las ventanas esté acorde con la salida del sol, y la circulación de los vientos en la zona.

Si ya estás en una oficina que no cumple con estos requisitos, planifica aislamiento e iluminación adicional que te permita adaptar la oficina para obtener mayor confort.

Accesibilidad

Cuando seleccionas una oficina nueva, para mudar tu compañía, no solo debes pensar en su belleza, también debes prestar atención acerca de cómo llegarás a ella.

Lo ideal es que se cuente con varios métodos de acceso, sea el transporte público, particular,  subterráneo y más.

El recorrido para llegar al trabajo todos los días, para ti, tus empleados y clientes, debe ser cómodo y accesible. Créeme, eso repercute en las ganancias.

La ubicación de la oficina es un factor clave a considerar, independientemente de si es nueva o usada. Debes evaluar si la ubicación cumple con tus necesidades comerciales, como la accesibilidad para empleados y clientes, la disponibilidad de servicios cercanos y el potencial de crecimiento en la zona.

Recuerda que adaptarse a un nuevo espacio lleva tiempo, así que sé paciente contigo mismo. Con el tiempo, te sentirás más cómodo y disfrutarás de tu nueva oficina.

Costo

El costo de una oficina nueva generalmente será más alto que el de una usada. Esto se debe a que una oficina nueva puede requerir inversiones adicionales en construcción, instalaciones y acabados. Sin embargo, es importante considerar el costo a largo plazo, ya que una oficina nueva puede tener un menor costo de mantenimiento y reparaciones en comparación con una usada.

Recuerda que la elección entre una oficina nueva y una usada dependerá de tus necesidades específicas y de tus recursos disponibles. 

Siempre es recomendable revisar cada detalle, antes de definir el alquiler o compra del inmueble, para así tomar la mejor decisión al mudarse de oficina.

Tomar las precauciones, y contratar el inmueble a través de profesionales siempre te conducirá a un cambio positivo.

Abrir chat
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?
Call Now Button